Inicio Ordenadores Linux PC para pantallas interactivas en entornos comerciales

Linux PC para pantallas interactivas en entornos comerciales

10
0

El nuevo modelo Elo Backpack está desarrollado específicamente para clientes que trabajan bajo Debian 10.

Macroservice, como distribuidor en España de Elo Touch Solutions, anuncia el lanzamiento de un Linux PC Elo Backpack que, siendo compatible con cualquier pantalla táctil de 7 a 65” de Elo, amplía la capacidad de despliegue de aplicaciones interactivas en entornos comerciales.

Desarrollado específicamente para aquellos clientes que trabajan bajo Debian 10, el nuevo dispositivo Linux permite transformar una pantalla táctil de cualquier tamaño en una plataforma multimedia escalable que se adapta a las necesidades de cada aplicación. Soporta controladores, kits de desarrollo de software (SDK) uniformes y un creciente número de herramientas.

Este Linux PC de grado comercial se beneficia de las prestaciones de un procesador Rockchip RK3399 de alto rendimiento y bajo consumo y posee memoria LPDDR4 de 4 GB y capacidad de almacenamiento de 32 GB.

En cuanto a las E/S, la nueva versión Elo Backpack dispone de HDMI, cuatro USB 3.0, salida USB Tipo C, slot Micro SD, GPIO, Ethernet 1x LAN (Gigabit) y entrada de CC. Con HDMI y USB-C, puede trabajar con una resolución de hasta 3840 x 2160 @60 fps.

También se caracteriza por respaldar la conectividad inalámbrica mediante wifi (802.11a/b/g/n/ac) y Bluetooth 5.0 (vía antena externa) e integrar una pila de botón de litio para su reloj en tiempo real (RTC).

Con un formato compacto (114 x 139 x 25,4 mm – 4.5 x 5.5 x 1.0″), este Elo Backpack satisface las necesidades de lugares con limitaciones de espacio y garantiza compatibilidad de montaje VESA (75 y 100 mm) en mostradores y kioscos interactivos con pantallas táctiles de 7 a 65”.

El Linux PC, que cuenta con el Marcado CE y cumple la normativa internacional, se suministra con cable de alimentación, fuente de alimentación, dos antenas y guía de instalación rápida. Además, tiene dos años de garantía en laboratorio, ampliables a un máximo de cinco años.